Educación caninaRutinasSalud

COVID-19 y perros. La situación actual en España, decretado el estado de alarma para evitar el contagio y propagación del COVID-19, nos obliga a quedarnos en casa la mayor parte del tiempo y salir única y exclusivamente para situaciones muy concretas.

Estas medidas han afectado mucho a nuestra rutina habitual y, por consecuencia, a la de nuestros perros. 

Los paseos son más cortos, menos estimulantes y, probablemente, con menos interacciones con otros perros. Además de estar todo el día acompañados e incluso, en algunas ocasiones, más estimulados en casa de lo habitual.

¿Qué pasará cuando todo vuelva a la normalidad?

Algunos de vosotros nos habéis mostrado vuestra preocupación respecto a cómo re-adaptar a vuestro perro cuándo todo esto vuelva a la normalidad: volver a quedarse solo después de tantos días juntos, dejar de hacer tantas actividades juntos, las calles estarán más transitadas y ellos lo notarán…

En este artículo voy enumerar algunas pautas para que podáis adaptar a vuestros perros. Con el objetivo de normalizar al máximo una situación para nada habitual.

Recuerda: Para cualquier duda que puedas tener estos días sobre el comportamiento de tu perro o su bienestar emocional puedes escribirnos y te ayudaremos. 

¿Qué podemos hacer al respecto?

Para empezar, debemos normalizar al máximo la situación, por excepcional que sea. Relajarnos, ser objetivos con las circunstancias actuales y actuar en consecuencia. 

Os recomiendo pensar en el presente pero con el objetivo puesto en el futuro. Me explico, ¿qué está pasando ahora? Cómo podemos adaptar la situación de confinamiento actual a la rutina de nuestros perros. ¿Cómo será mi rutina cuando todo esto se normalice?  En definitiva, construir una rutina enfocada a normalizar al máximo nuestra rutina en el futuro: horario laboral, ocio, obligaciones…

A continuación, voy a resumir algunas recomendaciones:

1. Trabaja la independencia de tu perro.

Es importante tomar consciencia de la situación actual. y la realidad es que nuestros perros están muy agusto por lo que respecta a la convivencia en casa. 

Como ya hemos explicado en otros artículos, los perros son animales gregarios, viven en grupo. Les gusta nuestra compañía y, actualmente, están acompañados la mayor parte del día. Por eso debemos ser responsables y anticiparnos a la vuelta a la rutina. No puede ser que de no quedarse solos, vuelvan a quedarse solos 6-8 horas diarias.

Claramente no vamos a poder replicar nuestra rutina a la perfección, pero si podemos seguir trabajando la independencia: capacitándolo y sanando el hipervínculo que puede crearse estos días de confinamiento. Ahí van algunos consejos:

Obediencia funcional: 

Hay una habilidad de obediencia que puedes utilizar para tomar distancia con tu perro, de manera clara y positiva. La permanencia/quieto.

  • Entrena esta habilidad, premiando cada ejercicio y ve aumentando la dificultad: primero te alejarás unos metros, después te alejarás de espaldas al perro, más adelante puedes poner una puerta enmedio, dar una vuelta alrededor del perro… Etc

Es un ejercicio de obediencia, nunca dejaremos al perro solo o encerrado en una habitación bajo el comando ‘’quieto’’.

¡Hay más ejercicios que pueden ser útiles para trabajar la independencia! Si quieres, podemos dar más ideas en otro post.

Zona segura, de confort:

Desde Bewoof os animamos a construir una zona segura para vuestro perro. En esta zona vamos a dejarlo un rato solo cada día. Esta zona puede ser una habitación de la casa, una jaula/transportin (préviamente positivizado), la zona de la casa en la que hace más vida…

  • Construye esa zona: pon su cama, juguetes favoritos, agua y ofrecele cosas positivas. Poco a poco podrás dejarlo en ella relajado, mientras haces otras actividades por la casa. De este modo seguís trabajando la independencia y, no menos importante, la calma.

Es muy importante construir de manera progresiva esta zona y, bajo ningún concepto, forzar al animal a quedarse en ella si tiene miedo o aún no entiende qué función tiene esta zona. 

Si tu perro nunca ha estado habituado a quedarse separado de ti dentro de casa y tienes dudas, escríbenos

Masticación/Enriquecimiento ambiental: 

Puedes ayudarte de una de estas actividades para que tu perro se quede “trabajando” en su zona, y tu puedas ir haciendo cosas por la casa o en otra habitación. Estamos aumentando la independencia de nuestro perro y positivizando el estar separado de nosotros unos minutos.

Desensibilización preparativos: 

¿Tu perro solía ponerse nervioso cuando veía que te preparabas para salir? ¡Puedes aprovechar estos días para cambiar el chip! 

    • Comienza enumerando qué actividades le ponen en alerta: coger llaves, ponerse los zapatos, vestirse, acercarse a la puerta de entrada….
    • A continuación, repite estas actividades a lo largo del día, las veces que quieras. 
    • ¿Por qué? Vas a rebajar el significado de estas actividades, con el objetivo de que reducirlo hasta que no signifique “nada” para el perro.
    • Si crees que tu perro tiene ansiedad por separación, contacta con nosotros lo antes posible. El trabajo a realizar es más extenso que estas pautas.

2. Rutinas y paseo.

Una vez sabemos la importancia de tener unas rutinas de trabajo de independencia con nuestro perro, es importante mirar de construir una rutina diaria que se pueda adaptar a la futura normalidad.

¿Qué horario laboral tenías?

La mayoría de familias suelen tener horarios de 4,6 y 8 horas diarias. En el mejor de los casos, nuestro perro está sólo 2-3 horas al día.

Lo más habitual es que esté sólo de 4 a 8 horas diarias: mantén esa rutina con él. Eso no significa que debas dejarlo separado de tí todas esas horas, pero sí puedes reproducir esos momentos de relajación/no hacer nada que tu perro vivía a diario. 

¿A qué hora salías a pasear?

Mantén, dentro de lo que el confinamiento nos permita, el horario de paseos. Es posible que el paseo deba ser más corto, pero mantener la rutina horaria dará estabilidad y seguridad a tu perro

Mantén el horario de las comidas

A lo largo de todo el artículo recomiendo mantener el máximo de rutinas posibles. La hora de la comida no es una excepción. Para este momento, los perros son un reloj.

Puedes aprovechar para repartirla en ejercicios de enriquecimiento ambiental o juguetes interactivos, de este modo canalizará la energía que no ha podido gastar durante el paseo.

También puedes dividir su ración diaria en 3 o 4 raciones para poder repetirlo en otros momentos del día, manteniendo igualmente sus horas de comida/cena habituales.

3. Enriquecimiento ambiental

Hicimos un blog explicando qué es el enriquecimiento ambiental, hablando de diferentes tipos de enriquecimiento, actividades e ideas para que podáis probar con vuestros perros. Haz clic aquí para leerlo.

No obstante, es importante construir unas rutinas de enriquecimiento ambiental. Debemos encontrar el equilibrio entre hacer actividades y descansar

Puede resultar contraproducente llenar de actividades el día de nuestro perro y que no sepa relajarse o “no hacer nada”, aburrirse.

¿Qué va a pasar cuando volvamos a la rutina y no tengamos tanto tiempo para él/ella?

4. Relación social

Hay juegos que ayudan a cansar y desahogar a tu perro, además de actividades que pueden ayudarte a relajarlo. Prueba a darle masticación, objetos que pueda destruir o jugar al tira y afloja para cansarlo sin sobreexcitarlo demasiado.

Después de acabar el juego y cerciorarte que ha rebajado las revoluciones,  invítale a pasar un rato tranquilo contigo. Acompaña estos momentos de carícias, masajes… 

5. Es igual de importante estimular a tu perro que enseñarle a “no hacer nada”

Estos días estoy viendo muchas iniciativas para hacer actividades con nuestros perros en casa, algo que me parece ideal y que, seguro, muchos perros agradecerán.

Pero, por otro lado, no debemos olvidarnos de la importancia de asegurarles un buen descanso. Momentos de relajación, no tener que hacer nada y, muy importante, no molestarlos cuando descansan.

Es igual de importante ayudarles a pasar estos días canalizando un poco el exceso de energía, como procurarles un buen descanso para reducir estrés y cargar pilas de nuevo.

No sobreestimules a tu perro.

Recuerda… Cuando la situación era normal, tu perro pasaba horas solo o tenía más horas vacías en su día. Mantén esa rutina, los excesos no son buenos.

Y para terminar… Una pequeña reflexión:

¿Somos conscientes de lo importante que es para nuestros perros salir de casa?

Quizás esta situación ayude a muchas familias a entender, empatizar, con sus perros y tomar consciencia de cómo puede sentirse un perro encerrado 12 horas o más en casa. Saliendo solamente para hacer sus necesidades o, ni eso.

Estamos viviendo una situación excepcional, que probablemente tiene un final. Pero, desafortunadamente, hay perros que viven así toda su vida. Está en nuestras manos que esto cambie.

 

COVID-19 y perros.

Artículo escrito por Helena Castro.

Bewoof – Educación Canina

Si tienes alguna duda o comentario, ¡escríbenos! Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

Contactar