CachorrosEducación caninaJuegoSaludSociabilitzación

Aún recuerdo a Lluna, la Husky con la que crecí y descubrí el mundo del perro. Me fascinaba ver lo rápido que pasó de ser un cachorro adorable a un perro de 25 kg precioso, jovial y juguetón. ¿Te has preguntado cómo pasa un perro de ser cachorro a adulto? ¡El tamaño engaña!

Hoy quiero hablaros un poco sobre las etapas por las que pasa un cachorro, desde que está dentro del útero de su madre hasta que alcanza la madurez. Haciendo un pequeño hincapié en una de las etapas más importantes: la sociabilización.

Periodo PRENATAL

El cachorro está en el útero materno y todo lo que ocurre a la madre le puede afectar.

Es muy recomendable cuidar a consciencia a las madres gestantes con el fin de que los cachorros nazcan con un comportamiento equilibrado. En este periodo el estrés, la ansiedad, los momentos agradables y positivos, todas las vivencias de la madre pueden provocar cambios conductuales en el cachorro.

Por ejemplo: Con el estrés se segrega cortisol y éste puede provocar problemas de nerviosismo, ansiedad… Con situaciones agradables se segrega oxitocina y puede ayudar a un mejor enfrentamiento a los problemas y mejor salud.

Periodo NEONATAL

Desde el nacimiento hasta las 2 semanas de vida.

En este periodo el cachorro no ve ni oye, pero si tiene sentido del gusto y del tanto, por lo tanto, también siente el dolor. Tienen una motricidad limitada, es decir, la corteza cerebral y estructuras secundarias que modulan el movimiento voluntario aún no se han desarrollado en su totalidad.

La madre es el primer objeto social del cachorro. Ella es la encargada de estimular al cachorro a base de lamidos para favorecer la micción y defecación.

¿Habéis oído hablar del Calostro? Es la primera leche que le baja a la madre y que recibe el cachorro. Éste tiene un papel fundamental en él, pues su sistema inmunitario es muy inmaduro aún y ayudará a reforzar sus defensas. Lo protegerá de las enfermedades y gérmenes del entorno.

Periodo de TRANSICIÓN

Desde la segunda semana a la tercera.

En este periodo abren los ojos y empiezan a oír. Empieza a mejorar la motricidad y aparecen las primeras señales sociales: el juego.

Periodo de SOCIABILIZACIÓN

Periodo muy importante, lo dividiremos en dos para poder centrarnos en los puntos más importantes. Socialización primaria, de las tres semanas a las cinco y socialización secundaria, de las seis semanas a las doce.

SOCIABILIZACIÓN PRIMARIA (3-5 semanas) – “Aprendo a ser un perro.”

En este periodo mejora la percepción visual, auditiva y la motricidad.

El cachorro aprende a ser un perro, es decir aprende junto son sus hermanos la conducta social canina. A través del juego, por ejemplo, aprende a controlar la mordida.

Durante este periodo tiende a explorar e investigar sin miedo, por eso debemos presentarle las diferentes especies con las que convivirá de una forma positiva y agradable.

SOCIABILIZACIÓN SECUNDARIA (6-12 semanas) “Aprendo a comportarme”

Es importante no separarlos de la madre y sus hermanos hasta la octava semana, aproximadamente.

En este periodo empiezan a experimentar el temor y para ello debemos procurar que sus experiencias sean seguras. Tener miedo no es malo, lo importante es aprender a superar ese miedo a medida que vaya conociendo diferentes estímulos.

Durante estas semanas puedes empezar a enseñarle las normas básicas, dónde orinar o defecar, aprender a convivir con humanos…


 

Durante este periodo es importante hacer una correcta y rica sociabilización. Es decir, entre las 3 y 12 semanas de vida del cachorro sucede el periodo de Impregnación. Donde expondremos al cachorro a distintos estímulos, situaciones y entornos de manera controlada y asociándolo a una buena experiencia: otros perros y animales, personas de todos los tipos y edades, veterinario, vehículos (coche, bici, moto, etc.), transportín, quedarse solo en casa (siempre de manera gradual, y si es necesario, con la ayuda de un profesional).

Es decir, presentar diferentes ambientes al cachorro con los que pueda encontrarse a lo largo de su vida y hacer una buena o neutra asociación a ellos.

¿Qué beneficios tiene una buena sociabilización?

Con una buena sociablización aumentaremos estímulos en el cachorro, su instinto de búsqueda, la capacidad de soportar situaciones de estrés y de aprender.

Disminuirán los miedos e inseguridades que puedan llevar a problemas de comportamiento.

Posibles resultados de una mala sociabilización o insuficiente:

Si el perro ha estado expuesto a pocos estímulos, en un futuro es muy probable que presente miedos, fobias o ansiedad en situaciones desconocidas para él.

Una mala sociabilización puede repercutir en un aumento de la desconfianza, dificultad para la educación, predisposición a desconfiar, tener miedo o presentar rechazo a diversas situaciones. También hay bastantes casos que presentan una predisposición a la agresividad por reacción.

Periodo ADOLESCENTE

Desde la semana 12 a los 8 meses (dependiendo de la raza)

Es característico de la adolescencia ver que el perro se vuelve más independiente y curioso. Incluso presentan la típica desobediencia adolescente y “les cuesta” un poco más hacer caso, pues hay cosas más interesantes para explorar.

En este periodo exploran el mundo a través de la boca, por eso va a ser muy importante proporcionarle juguetes para que puedan tener diferentes experiencias y evitar que mordisqueen muebles de la casa.

Periodo de MADUREZ

De los 8 meses a los 12-24 meses (dependiendo de la raza)

Este periodo se caracteriza por la aparición de los primeros comportamientos sexuales en machos como empezar a marcar con la micción y el primer celo en hembras.

El comportamiento del perro deriva a ser más adulto reduciendo las conductas de exploración y juego. Aunque estas características no desaparecen a lo largo de toda la vida del animal.

 

De cachorro a adulto en 5 etapas

Artículo escrito por Helena Castro

Bewoof – Educación canina

Si tienes cualquier duda, ¡escríbenos! Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

Enviar