Educación caninaPaseoPerro urbano

Entrenar la respuesta a la llamada sólo tiene ventajas:

Es importante que nuestro perro responda cuando lo llamamos, no sólo para garantizar una buena obediencia. También puede ser crucial en una gran cantidad de situaciones. A continuación te enumero algunas ventajas:

  • Previene a nuestro perro de peligros en el paseo.
  • Mejora la comunicación entre guía y perro.
  • Refuerza la relación, si se entrena de manera correcta.
  • Damos más libertad a nuestro compi.

5 motivos por los que a veces no vienen cuando les llamamos:

Algunas veces nos desesperamos porque nuestro perro no responde a la llamada. En este apartado te explicaré 5 motivos por los que, a veces, tu perro no responde:

  1. No conoce su nombre: puede que nuestro compi lleve poco con nosotros y aún no haya aprendido 100% cuál es su nombre.
  2. Falta de comprensión: sin entrenamiento previo, es difícil que responda a la llamada en cualquier momento.
  3. Asociación negativa: es incorrecto castigar al perro por no venir cuando se le llama. Queremos que le resulte muy interesante venir con nosotros y, con una mala palabra o gesto le estamos dando una visión completamente equivocada.
  4. Falta de motivación: muchas veces nuestro perro tiene algo más interesante para investigar que responder a la llamada, se distrae por el camino.
  5. Problemas de conducta: por ejemplo, un perro con miedo, reactividad o demasiado excitado tiene asuntos más importantes que resolver antes que acudir a la llamada. En este caso, contactar con un profesional y solucionar el problema en cuestión acelerará el proceso.

Ideas entrenar la llamada:

Para finalizar, pero no menos importante, te voy a dar algunas ideas para aumentar la respuesta a la llamada de tu perro. Cualquier duda que te pueda surgir, hazmelo saber.

  1. Entrenamiento respetuoso: hay diferentes maneras de comunicarnos con nuestro compi antes de utilizar aversivos.
  2. Refuerzos: ¿qué es lo que más le gusta a tu perro? ¡Vamos a premiarle con ello! Puede ser un tipo de juego en concreto, caricias, premios, actividades…
  3. Constancia: en la educación de nuestro perro debemos ser constantes y saber que los resultados son fruto de seguir una rutina constante.
  4. Coherencia: las prisas no son buenas. Paso a paso, nivel a nivel e iréis obteniendo resultados.
  5. Control del entorno: saber dónde estamos y en qué momento le estamos pidiendo que venga con nosotros nos ayudará. Tenemos que ser conscientes del nivel de obediencia que tiene.

Artículo escrito por Helena Castro.

Bewoof – Educación Canina

Si tienes alguna duda o comentario, ¡escríbenos! Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

Contactar