Educación caninaPaseoPerro urbano

Relaja a tu perro, aprovecha el paseo!

Empezaré el artículo con una pregunta: ¿Alguna vez has pensado alguna de las siguientes afirmaciones?

Mi perro tiene mucha energía por eso…

  • Lo llevo 2 horas al parque para que corra.
  • Vamos cada tarde al pipi can.
  • Nos pasamos la tarde jugando a pelota en el parque.
  • Hacemos muchas habilidades y obediencia.
  • Necesita mucho control y restricciones en el paseo.

Claramente, son ideas que tienen buena intención pero mayoritariamente son erróneas. En este artículo te ejemplificaré que es más fácil relajar a tu perro:

Consejos y recomendaciones:

Primero prueba de introducir estos 3 consejos en su rutina:

  1. Estructura el paseo: calcula bien tu tiempo para evitar las prisas e intenta preparar una ruta adaptada a su carácter y motivaciones.
  2. Añade ejercicios de olfato y relajación.
  3. Déjale ser perro, es su paseo.

Si añades ejercicios de olfato en cada paseo, vas a notar un cambio.

Ideas para relajar a tu perro en el paseo:

Lo más importante es que pruebes de introducir alguna de estas ideas en el paseo de tu perro. A medida que vayas introduciéndolas, verás cuáles os gustan más y si podéis aplicarlas todas.

  • Antes de salir, 10/20 minutos de olfato en casa, antes de salir a pasear. Empieza escondiendo premios por una zona de la casa, usa una manta de olfato, escóndelos en toallas y mantas… Esta actividad ayudará a reducir el estrés acumulado de tu perro, salir con una emoción más relajada e incluso ayudarle a disfrutar más del paseo. Hicimos un artículo hablando sobre enriquecimiento ambiental para perros que puede darte alguna idea.
  • Adapta el paseo: Después, mira de adaptar la ruta del paseo. Será más estimulante y beneficioso para él cambiar de olores. Claramente, cada perro es un mundo… ¿Qué perro tienes? ¿Qué edad tiene y energía? ¿Cuáles son sus motivaciones? ¿Tiene miedos? Pregúntate esto antes de salir a pasear.
  • Estructura el paseo: Es importante que su paseo no sea únicamente llegar al parque y jugar con la pelota u otros perros. Dale la oportunidad de tener momentos relajados, olfatear…
  • Nadie nace aprendido: Está claro que no todos los perros están emocionalmente preparados para parar y relajarse mientras olfatean. Pero puedes ayudarle: muéstrale la comida y motívalo a rastrear con calma y sin prisas. Poco a poco podrás ir aumentando la cantidad y el tiempo. Empieza utilizando sus premios favoritos.
  • Para finalizar, si tu perro se siente inseguro con otros perros, personas, entorno urbano, etc… Busca primero zonas muy tranquilas, con pocos factores estresantes para él. Poco a poco podrá tolerar más variedad de zonas, siempre dentro de un límite seguro.

De todos modos, nosotros siempre recomendamos empezar en zonas tranquilas.

No es lo mismo leer un libro en el centro de la ciudad que en medio de la montaña o un lugar tranquilo, ¿no? Lo mismo ocurre cuando añadimos ejercicios de olfato, el entorno influye.

  • Los perros necesitan rutinas: Estructura su paseo y asocia una zona a ejercicios de olfato y relax.
  • También puedes ponerlo bajo comando: Recuerda que es una actividad relajante, el comando será una indicación de que empieza el ejercicio.

Beneficios y mejoras de agregar ejercicios de olfato en el paseo:

  • Relajación: Es una actividad tranquila en una zona tranquila con la compañía de su persona favorita. ¿Qué más se puede pedir?
  • Recarga emocional: Por naturaleza utilizan el olfato para recoger información, evitar situaciones incomodas e incluso relajarse. Si le ayudas a construir esta actividad y asociarla a relajación y seguridad, esta conducta se verá reforzada.
  • Aumento de autoestima y autonomía: Ellos solos están rastreando y encontrando comida… ¡Les encantará!
  • Mejora de tolerancia a la frustración: Prueba de no poner fin al ejercicio, que sea tu perro el que se dé cuenta que no quedan premios.

Ten en cuenta que un perro relajado no tiene siempre es un perro tumbado.

IDel mismo modo que personas más nerviosas que otras, nuestro perro puede ser más movido que otro.

En definitiva, un perro tranquilo puede acabar tumbado, mientras que otro más movido puede entretenerse mordisqueando algun palo o explorando la zona. Tienes que observar una actitud más calmada y relajada.

 

Para finalizar, espero que este artículo os anime a probar de añadir ejercicios de olfato en el paseo de vuestros perros! Por otro lado, hemos subido un vídeo de un alumno gozando de un sembrado de premios, haz clic aquí para verlo.

 

Artículo escrito por: Helena Castro

Bewoof – Educación Canina

Si tienes alguna duda o comentario, ¡escríbenos! Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

Contactar