Educación caninaMaterial paseoPaseoPerro urbanoSin categorizar

Mi perro tira de la correa. ¿Qué puedo hacer al respecto?

Este artículo amplía la información del post «mi perro tira de la correa» que acabas de leer en nuestro instagram.

Salir a pasear con tu perro por el parque a veces se convierte en una pesadilla: tirones, estrés, frustración… Incluso, hay veces, que parece que el perro vuelva más alterado después del paseo.

Para nosotros, y creemos que para ti también, poder pasear de manera tranquila y coherente con nuestro perro es una de las conductas más importantes a enseñar.

Queremos un paseo por y para el animal, con momentos de diversión y relajación. No es justo que el animal se pase el día en casa y al salir a la calle tenga que obedecer estrictamente a todos nuestros comandos.

Pero tampoco debemos dejar que nos arrastre, vaya de estímulo a estímulo y haga del paseo un momento de locura y excitación. Humano y perro deben disfrutar por igual.

*Puedes echarle un vistazo a nuestro Blog de «El Paseo Ideal» donde te damos ideas para llevar a cabo un paseo divertido para ambos.

¡Vamos allá!

Una de las cosas más importantes a tener en cuenta antes de empezar es el material de paseo. Éste debe ser escogido según tamaño, edad y salud física.

En Bewoof trabajamos con collar básico y/o arnés de pecho +correa de tela.

No recomendamos para ningún fin el uso de collares de castigo: ahorque, pinchos, semi-ahogo, etc.Tampoco recomendamos el uso de las correas extensibles, su uso sin un muy buen manejo genera confusión y frustración al animal.

¿Por qué un perro tira de la correa? Motivos.

Una vez hemos escogido el material vamos a analizar y conocer a nuestro perro.

Puede tirar de la correa por distintos motivos y conocerlos nos va a dar pistas de cómo actuar:

Miedo:

Si nuestro perro tiene miedo a otros perros, ruidos o personas es muy probable que quiera alejarse de estos estímulos. Incluso puede llegar a ladrar o abalanzarse a ellos con el objetivo de alejarlos.

Experiencias negativas:

Si nuestro perro ha tenido experiencias negativas con algún estímulo en concreto, va a querer alejarse o alejarlo tan pronto como sea posible. Estas experiencias están directamente relacionadas con el aprendizaje y es altamente recomendable que las consultes con un profesional para que te ayude a solucionarlas o redirigirlas.

Dolor:

Un perro con dolor tendrá una actitud más a la defensiva, estará más alerta y desconfiado. Es probable que quiera evitar el contacto con personas y otros perros.

Entorno:

Hay veces en las que un lugar demasiado concurrido, con mucha variedad de estímulos o con estímulos amenazantes para él, incluso situaciones de mucha excitación generan un nivel de estrés demasiado elevado en el animal y eso se traduce en tirones de correa, múltiples direcciones, ladridos, etc. Especialmente si nuestro perro tiene miedos o no está acostumbrado a estos ambientes.

Anticipación:

Como ya hemos comentado varias veces, los perros son grandes anticipadores. Muchos conocen el barrio o el camino y se inquietan por querer cuanto antes al destino.

Falta de ejercicio:

Ya sea por la edad, raza o actividad durante el día, hay perros que necesitan un alto nivel de actividad física y mental. En muchos casos, solucionamos gran parte de la conducta de tirar de la correa con una rutina de paseo estable y adaptada al animal.

Falta de autocontrol:

Altos niveles de estrés, excitación y una gran dosis de energía son la mezcla perfecta para que el perro que no ha trabajado el autocontrol salga a la calle demasiado enérgico.

Falta de entrenamiento:

Los perros no han nacido para ir atados de una correa y pasear tranquilamente por la calle. Debemos ser conscientes de ello y enseñarle con paciencia y muchísima dedicación que la correa es un límite y que debe prestarnos atención.

Cachorro:

¡Modo explorador activado! Si nuestro perro es un cachorro es muy normal que salga a la calle y vaya olisqueando y visualizando el entorno sin ninguna dirección concreta. En estos casos vamos a tener un poquito más de paciencia y darle un poco más de margen para que pueda explorar y conocer de una manera agradable el entorno que le rodea.

¿Qué puedo hacer al respecto?

Bien, ya conocemos los motivos por los que nuestro perro puede tirar de la correa. Ahora solo nos queda poner en práctica los siguientes consejos, ser conscientes que debe ser un trabajo diario y si se nos complica o tenemos demasiadas dudas podemos contactar con un profesional.

Observar:

Ya conocemos a nuestro perro, sabemos qué le gusta y qué no. Ahora vamos a observarlo durante el paseo y vamos a ser conscientes del entorno que nos rodea. Esto nos ayudará a reaccionar cada vez más pronto.

STOP tirones:

Tirar del collar de nuestro perro implica un riesgo para su salud física, además de una asociación negativa al entorno o la situación que se esté dando. El perro no va a entender que estamos tirando para que frene, incluso puede entender todo lo contrario.

Controlar la situación:

Será más claro para el animal, y más sencillo para nosotros, frenar y cambiar de dirección o dar un rodeo al estímulo en concreto. En vez de aplicar el tirón de correa o castigos varios.

No forzar la máquina:

Si nuestro perro tiene miedo o reacciona de manera agresiva, queda descartada inmediatamente la opción de forzarlo. Evitaremos esas situaciones y contactaremos directamente con un profesional para que nos ayude a redirigir esa conducta.

Vínculo:

Pasear con nuestro perro debe ser una actividad placentera para los dos. Tenemos que ganarnos su confianza: el refuerzo positivo te puede ayudar. Jugar con su juguete favorito, llevar premios para felicitarlo cuando hace conductas que queremos que se repitan…

Ejercicios para que mi perro no tire de la correa.

Hay varios ejercicios que pueden ayudar a mejorar el paseo, lo ideal sería que os guíe un profesional:

    • Momentos de relajación: Buscaremos un lugar tranquilo y menos concurrido para interactuar con nuestro perro de manera más relajada: podemos pedirle que haga alguna de las habilidades que conoce, por ejemplo. Y descansaremos un rato.
    • Ejercicios de atención: ¿Has probado enseñarle a prestar atención a través de un ruido en concreto? Chasqueo de dedos, palmada de manos, silbido… Suele ser una forma muy útil para llamar la atención de nuestro perro y empezar a hacer alguna actividad o darle alguna indicación ¡al principio debes premiarlo mucho!
    • Ejercicios de autocontrol: Con la ayuda de un profesional puedes aprender un montón de ejercicios diferentes para que tu perro sea capaz de gestionar sus impulsos en momentos, cada vez, más difíciles para él. Trabajar el autocontrol es invertir en el bienestar emocional de nuestro perro.
    • Modificación de conducta: Hay veces que es más complicado o tenemos demasiadas dudas. Nuestro perro tiene miedos o reacciona con poca previsibilidad, en estos casos debemos solucionar estos problemas antes de trabajar los tirones de correa. Para ello contactar con un profesional es la mejor opción. ¡Nosotros podemos ayudarte! Haz click aquí y dinos cómo podemos ayudarte.

¡Haz las paces con tu perro!

 

Mi perro tira de la correa

Artículo escrito por Helena Castro

Bewoof – Educación Canina

Si tienes alguna duda o comentario, ¡escríbenos! Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

Contactar